Diego Molano asegura que la disciplina social será clave para avanzar en la apertura gradual.

La disciplina social será la calve en la lucha contra el coronavirus y será lo que realmente va a permitir que el país pueda ir retomando vida productiva.

Así lo reconoció el director del Departamento Administrativo de la Presidencia (Dapre), Diego Molano, quien en diálogo con EL TIEMPO aseguró que lograr que se consiga un equilibrio entre salud y vida productiva es responsabilidad de cada uno de nosotros como ciudadanos.

Y aseguró que eso se logrará solo en la medida que utilicemos el tapabocas bien y que nos lavemos las manos cada tres horas, que haya distanciamiento físico y que sepamos que aún no podemos retomar vida social normal.

¿Qué es lo nuevo para los colombianos a partir de hoy?
Hoy se inicia una fase de aislamiento que es mucho más enfocada en acciones individuales, mucho más progresiva y con enfoque regional. A lo largo de este breve tiempo, el presidente Duque ha señalado tres objetivos para el manejo de la pandemia: cómo se protege simultáneamente la salud y la vida, el apoyo a los más vulnerables y cómo se mitiga, sobre todo en estos días, el efecto que ha tenido la pandemia sobre el trabajo y el ingreso de los colombianos.

Por lo tanto, se inicia una fase de aislamiento en busca que unos grupos poblacionales todavía permanezcan en el aislamiento, que son los adultos mayores de 70 años, que son 2,7 millones y que deberán permanecer en aislamiento, pero saliendo tres veces a la semana por espacio de media hora; los niños, los jóvenes y los adolescentes, que deberán permanecer en sus casas con clases de manera virtual durante los meses de junio y julio; y que los últimos sectores productivos puedan salir, sobre todo el sector del comercio al detal y los servicios profesionales.

Así lo reconoció el director del Departamento Administrativo de la Presidencia (Dapre), Diego Molano, quien en diálogo con EL TIEMPO aseguró que lograr que se consiga un equilibrio entre salud y vida productiva es responsabilidad de cada uno de nosotros como ciudadanos.

 

¿Pero en últimas los que van a tener que resolver todo son los alcaldes?
Aquí se parte de que el Gobierno autoriza, pero el enfoque regional es fundamental. Cuando se revisa lo que señaló el Presidente es que más o menos el 70 por ciento de los casos están concentrados en 12 o 13 municipios y lo mismo sucede con los fallecimientos. Por eso desde hace 20 días comenzó el proceso de municipios covid y los no covid, donde el alcalde juega un papel fundamental y aquí el esfuerzo en esta fase es también el trabajo articulado con los alcaldes, que de acuerdo con la realidad regional se pueda ir implementando progresivamente.

Por eso en todo el país se inicia esta fase del aislamiento inteligente, pero en algunas ciudades por coordinación del Ministerio de Salud con los alcaldes y el Ministerio del Interior comenzará posteriormente, como es el caso de Bogotá, Barranquilla, Cartagena y Leticia.

Aquí es donde la gente se pierde un poco porque el Presidente dice que esto va hasta el 30 de junio, pero en unas ciudades la cuarentena va hasta el 8 de junio y en otras, hasta el 15. ¿Cuál es la diferencia?
No hay ninguna diferencia. El Presidente en su decreto estipula que a partir del 1.° de junio empieza esta nueva fase de aislamiento que va hasta el 30 de junio. Lo que señaló él, y lo dijo desde hace 15 días, es que en algunas ciudades y regiones, dependiendo de las características, la progresividad de entrada de estos sectores será diferida a lo largo de este mes. Entonces, en todo el país entran sectores de comercio al detal y servicios profesionales, a partir de hoy, con los debidos protocolos de bioseguridad aprobados. Pero en el caso de las ciudades que ya mencioné, por recomendación del Ministerio de Salud y en coordinación con las alcaldías, entrarían esos sectores después del 15 de junio

Ustedes hablan de la salida de nuevos sectores, pero lo que es evidente es que en algunas ciudades, como es el caso de Bogotá, la gente está en la calle desde hace varias semanas…
No necesariamente es así porque los indicadores que tiene el Gobierno, en el caso de los niveles de ocupación de los sistemas de transporte, que es uno de los indicadores a los cuales se les hace seguimiento, mantienen ocupaciones del 30 % en promedio. Claro que ha salido un grupo importante, pero aún faltan los otros sectores por entrar y es responsabilidad de los alcaldes garantizar que se aprueben los protocolos y que esas personas puedan entrar a trabajar.

¿Eso significa que hoy no saldrán todos los que tienen permiso?
No, sucede lo mismo que ha venido sucediendo, son las empresas que presentan los protocolos. Los protocolos fueron emitidos, publicados por el Gobierno Nacional desde hace una semana y media. Las empresas en las diferentes ciudades presentan sus protocolos con la solicitud y luego de que se los aprueben y los apliquen podrían comenzar su vida productiva.

¿No sería mejor centrarse ya en la gente que está en la calle que seguir pendiente de los que se deben quedar aislados?
Yo creo que nos toca lograr ese sano equilibrio entre salud y protección en el trabajo, porque aún estamos en una etapa de contagio. Lo que hay que lograr es que se consiga ese sano equilibrio, y aquí la responsabilidad es de cada uno de nosotros como ciudadanos, porque si todos somos conscientes que solo en la medida que utilicemos el tapabocas bien y que nos lavemos las manos cada tres horas, que haya distanciamiento físico y que sepamos que aún no podemos retomar vida social normal, pues el único antídoto que tenemos en la conciencia ciudadana y la responsabilidad que cada uno tiene que asumir. Aquí, solo en la medida que se asuma con responsabilidad y solidaridad nuestra tarea como ciudadanos, como empresarios de aplicar esos protocolos vamos a poder seguir avanzando.

Ese es el ideal, pero si usted ve casos como el de Kennedy, donde se tuvieron que tomar medidas extremas, la conclusión es que no se le está poniendo disciplina al asunto…
Por supuesto que se puede hacer algo en la medida en que precisamente se tomen medidas mucho más enfocadas y no decisiones generales, que es lo que ha venido pasando. Por eso el aislamiento se denomina inteligente y con enfoque regional. Por eso, si el problema es en Kennedy, se hace concentración especial de medidas en Kennedy; si el problema es la plaza de Bazurto, en Cartagena, se hace una concentración especial; sin embargo, en los otros sectores se busca mantener la protección en la salud, pero también la actividad productiva y el empleo.

¿Qué está pasando en Bogotá donde el contagio sigue creciendo?
Con la coordinación entre el Ministerio de Salud y la Alcaldía se encontró que era necesario postergar la entrada de los otros sectores hasta que se tuvieran unas mejores condiciones y más propicias, como en este caso en particular el control que había que hacer en la localidad de Kennedy y en Corabastos.

Fuente: eltiempo.com