Durante esta semana se han presentado una serie de “rifirrafes” entre el Gobierno Nacional y la Alcaldía de Bogotá, asegurando que la culpa del contagio es del otro. Sin embargo por más indirectas y respuestas que se brinden la realidad es que la capital del país a la fecha tiene una ocupación cercana al 75% de las UCI, por lo que la alcaldesa Claudia López sugiere que los bogotanos debían prepararse para un cierre total.

Por su parte, el presidente Iván Duque se mostró en contra de un cierre y se está a la espera de la reunión que sostendrá hoy la mandataria con los ministros de Salud y del Interior para saber qué sucederá en Bogotá a partir de este miércoles 1 de julio.

Diego Molano, director del Departamento Administrativo de la Presidencia, afirmó que es importante que durante la pandemia se trabaje conjuntamente para luchar contra el virus, logrando un equilibrio entre la salud y el empleo.

“La disposición de Duque es trabajar conjuntamente con los alcaldes para lograr soluciones y un sano equilibrio entre la salud y la reactivación del empleo (…) No vamos a ganar la lucha contra el virus gritando y señalando sino logrando ese equilibrio”, expresó.

#CuarentenaTotal “Gestionar ventiladores no se hace a punta de gritos, se requiere hacer gestión y hacer inversión”@Diego_Molano frente a las declaraciones de @ClaudiaLopez https://t.co/AOANDCqA6x pic.twitter.com/8RPjaPFG0z

El vocero de la Presidencia le recordó a la alcaldesa que el deber del Gobierno Duque no es solo trabajar por la salud sino también por el empleo, tanto en Bogotá como el resto del país.

“No lo podría hacer, la decisión de la apertura económica la hace el Gobierno y son decretos de orden público, cualquier acción debe ser consultada con los ministros de Salud e Interior”, aseguró.