El Espectador pudo hablar con Diego Molano, director del Departamento Administrativo de Presidencia (DAPRE) y encargado por el primer mandatario de la “Gran Conversación”, sobre el futuro del paro frente a la alerta sanitaria. El funcionario destacó que la conversación planteada por el presidente Duque sigue, incluso la lectura de las conclusiones de la primera etapa se realizará este lunes.

“Durante este tiempo se hizo 45 reuniones enfocadas en temas como educación, salud, ambiente, paz con legalidad, y juventud. Con el comité del paro se hizo 7 reuniones, pero desafortunadamente, después de analizar las 135 proposiciones, aún no hemos podido presentar una respuesta”, señaló el director del DAPRE sobre los avances que se hicieron desde el inicio de la conversación nacional.

Sin embargo, Molano confirmó que, por el coronavirus, las últimas actividades han tenido que ser canceladas o cambiadas en su formato. “Tocó cancelar la conversación regional sur que teníamos esta semana y la lectura de las conclusiones (de este lunes) se modificó para que sea digital”, aseguró el funcionario.

Frente a las movilizaciones convocadas para los próximos días, Diego Molano hizo énfasis en que “quedan prohibidas los eventos y aglomeraciones de más de 500 personas”. También destacó que es responsabilidad de cada alcalde determinar las autorizaciones para cumplir la exigencia hecha por el gobierno nacional para evitar el contagio en esta fase de contención.

Esto quiere decir que, a pesar de la directiva presidencial, son los gobernantes locales los que tendrán la última palabra en si se otorgan o no los respectivos permisos para las movilizaciones, que normalmente superan con creces la cifra de 500 personas. Por ejemplo, en Bogotá, el secretario de Gobierno, Luis Ernesto Gómez, informó este jueves que la restricción impuesta desde el gobierno nacional no implica la prohibición del derecho constitucional a la protesta, por lo que, legalmente, los manifestantes tienen luz verde para salir a las calles.

“Nosotros podemos restringir y prohibir, o no autorizar aglomeraciones, con excepción de aglomeraciones que estén relacionadas con el derecho constitucional a la protesta”, explicó Gómez a Blu Radio.

Otros gobiernos locales no se han manifestado hasta el momento. Sin embargo, varias organizaciones sociales ya han dado el primer paso para evitar grandes concentraciones. Por ejemplo, este 16 de marzo estaba convocada una marcha por el páramo de Santurbán, que incluso llevaría personas de Santander hacia Bogotá, pero, ante la alerta sanitaria, los organizadores cancelaron la concentración. En vez de la gran marcha por este ecosistema, vital para el suministro de agua de Santander, se hizo un llamado para realizar un cacerolazo desde las casas.

De una forma similar, la Asociación de Propietarios y Conductores de Taxis (Asoprotax) anunció que se aplaza el paro que tenían programado para este lunes. Esta decisión fue tomada tras las medidas de prevención anunciadas por la alcaldesa Claudia López el pasado miércoles. Hugo Ospina, presidente de esta asociación, le confirmó a El Espectador que se llegó a pensar en una caravana en la que los taxistas estuvieran siempre en el interior de su vehículo, pero, ante la situación, prefirieron aplazar la movilización.

Frente a las movilizaciones del 25 de marzo no hay certeza qué pasará en ella. Varios de los miembros del comité del paro se encuentran reunidos en estos momentos definiendo si se continua o no con la jornada. “Estamos haciendo consultas”, comentó Fabián Arias, secretario general de la Central Unitaria de Trabajadores de Colombia (CUT), que agregó que se están estudiando maneras de protestar ante la emergencia por la pandemia.

Bajo una línea similar, Diógenes Orjuela, presidente de la CUT, en diálogo con Noticias Caracol dijo: “el paro del 25 de marzo va, pero no vamos a hacer nada que vaya en contravía de los protocolos que el mundo y el país han definido en términos preventivos”. Solo hasta la tarde de este viernes se conocerá si las convocatorias continúan para salir a las calles o si los reclamos al gobierno se realizarán de una manera diferente.

Fuente: elespectador.com